lunes, 3 de septiembre de 2007

las ciencias sociales en el siglo XXI

Immanuel Wallerstain habla de tres marcos temporales los cuales son, la construcción histórica, los desafíos actuales y las posibles alternativas futuras. Las dos culturas de las que habla son la filosofia y la ciencia. Las ciencias sociales se institucionalizaron solo a fines del siglo XIX, y a la sombre del perdominio de cultural de la ciencia newtoniana. Las tres diciplinas creadas para estudiar el mundo moderno fueron la economía, la ciencia política y la sociología que eligieron ser nomotéticas. Una diciplina ideográfica es la cual estudia los hechos irrepetibles. De acuardo con I.Wallerstain hay incertidumbre en el ciglo XXI acerca de la validez de límites disciplinares en las ciencias sociales. El problema principal que tienen esos movimientos en la actualidad, además de la férrea resistencia con que se encuentran en su propio campo, ámbito académico o superdisciplina, es que cada uno se ha centrado en encontrar legitimaciones por separado para sus críticas a la ortodoxia dominante que en el pasado casi no habia sido cuestionada. La practica real de los académicos más activos y las necesidades de quienes manejan los recursos financieros. Ese movimiento de tijera han tenido consecuencias diversas. Una es lo que podria denominarse la secundarización de la educación universitaria, la exigencia constante del gobierno y otras autoridades administrativas de que los profesores dicten más horas de clases y con cursos cada vez más numerosos. Otra es el alejamiento de los académicos, en particular los más prestigiosos, de las universidades, que ocupan puestos fuera del sistema universitario, adémicos que entoncesse incorporan a estructuras en las que los límites disciplinares existentes no cuentan. La tercera concecuencia, y probablemente la más significativa, es el problema que enfrentan las autoridades universitarias: la reducción de recursos per cápita en un momento en que el desmoramiento de los límites disciplinares estrictos lleva a una necesidad cada vez más imperiosa de crear estructuras especiales nuevas, como departamentos o institutos, que implican inversiones de importancia. Segun I. W. se debe considerar el papel de las universidades como locus virtuales único de producción y reproducción del saber. Referente a las ciencias sociales del siglo XXI, puede decirse que serán un campo intelectual muy interesante, muy importante para la sociedad y, sin duda, muy controvertido. Estoy de acuerdo con I.W. por que en los ultimos años las ciencias sociales se han hecho más interesantes y si, si son importantes pra la sociedad. Algo importante de este texto es el conocimiento sobre la separacion de las ciencias y la filosofía .
I.W. es sociólogo y cientista social historico estaunidense, visito la UdG en el 2006,con motivo de dar un seminario análisis sobre los “sistema-mundo”. El nombre de su conferencia fue “Vivir en un mundo post-estadounidens".