lunes, 22 de octubre de 2007

Mi ensayo del cine...

El cine y sus producciones como
herramienta de estudio para el sociólogo.
Luisa Ramírez Valdéz


Antes de comenzar a exponer el tema tal cual, me gustaría expresar que este ensayo es, de alguna manera, un tanto general, en el aspecto de que trato de exponer lo que vimos en el semestre o dicho de otra manera, lo que consideré yo como el objetivo del curso, tratar de abordar y analizar películas como mero reflejo de la sociedad o de inmiscuirnos en la situación de la industria cinematográfica en sus distintas etapas, así como darle un sentido sociológico al estudio del Nuevo Cine Mexicano.

La sociología se caracteriza por ser una ciencia que se preocupa por todo en un contexto social, es decir por todo lo que conforma nuestra sociedad. El arte como manera de expresión de los seres humanos forma parte de ese todo, que en muchas ocasiones representa el pensar colectivo, como es el caso del cine, pues cada película no es producto de una persona sino de varias.

La sociología tiene varias formas de relacionarse con el cine, simplemente con pensar en el cine como una institución o al tener en cuenta que cada película es un reflejo de la sociedad, también al entender al cine como un medio de comunicación o como otro medio de expresión de nuestra cultura, podemos confirmar esto.

Mi postura al realizar este ensayo es por completo a favor de cada filme y en general del cine como una viable fuente y herramienta para las investigaciones del sociólogo o el especialista en ciencias sociales.

Expondré a continuación los puntos que creo más importantes donde la sociología y el cine convergen de manera que pueda el cine considerarse una excelente herramienta para conocer más a nuestra sociedad.

Sin duda alguna se puede hablar del cine como una institución pues una institución es una estructura social que realiza actividades para satisfacer las necesidades humanas.

Y el cine realiza un servicio y nos satisface pues nos muestra lo que la sociedad oculta, siente y piensa sacando a la luz una realidad social que muchos no consideran y todo esto mediante sus filmes.

Puede decirse también que el cine es una empresa como cualquier otra, cuyo fin es el obtener bienes económicos, con esto me puedo referir a él como una estructura que produce cambios socioeconómicos y así el investigador podrá dedicarse a estudiar el impacto que causa en la economía de un país o los cambios que surgen en la ideología de las personas.

Muchos sociólogos consideran que el arte en general es enormemente subjetivo y que por lo tanto no se puede realizar así un estudio objetivo sobre la realidad social, pues no se adapta a los rigurosos métodos de investigación que la mayoría de ellos emplean. Sin embargo, en el caso específico de cada película es satisfactorio el conocimiento que se puede adquirir de ellas para las indagaciones del sociólogo, cada filme es un retrato de nuestra realidad, de nuestra sociedad. Mediante el análisis de tan solo una película se puede llegar a conocer más de lo que se imagina sobre cualquier otra cultura o país.

En cada película se da a conocer una ideología, distintas formas en que la gente puede comportarse, esto en muchas maneras hace que las personas cambien su forma de vida, pues un filme da normas de conducta, sean estas satisfactorias o perjudiciales para la sociedad.

Películas con alto grado de violencia, o las que se refieren al amor en sus distintas facetas, no son más que lo que se vive en la actualidad y en el mundo entero, yo creo que hasta el cine porno es un reflejo de la sociedad, pues representa y viene a satisfacer las necesidades de algunos sectores de la sociedad.

Es importante que señale lo que pienso de las películas; cada una es una fotografía de nuestra sociedad, y entre más realista sea una producción será por decirlo de alguna manera, más buena, en el aspecto de que será de mayor satisfacción el ir a verla. Sin embargo, creo que no sólo las películas con temas un tanto sociológicos aportan algo de realidad o algo con que estudiar a la humanidad, sino que hasta las películas de ciencia ficción puede ser un retrato del mundo, como lo señala Francesco Casetti en uno de sus libros. Yo creo que podemos comprobar esto si recordamos algunas películas de George Lucas, las cuales nos daban una visión de lo que quizá sería el mundo en un futuro, sobre las naves que sobrevolarían nuestro cielo o sobre que algún día podríamos salir del planeta para ver que hay más allá, en fin, tantas cosas que nos muestran que la ciencia ficción muestra parte de nuestra verdad como humanidad.

Sin temor a equivocarme puedo decir que el cine y sus producciones como un fenómeno social, estarán siempre a la vanguardia como herramienta y fuente documental para el sociólogo o especialista en ciencias sociales.

El cine siempre nos muestra lo que la humanidad realmente quiere decir, aquello que muchas veces la sociedad quiere mantener bajo la tierra. Por eso, en ocasiones las personas se asustan al ver una película con temas controvertidos como la homosexualidad, la violencia, el incesto o la pederastia, incluso tachan los filmes como algo inmoral, esto demuestra que la sociedad sigue temiendo algunas verdades.

He venido exponiendo cómo es que las películas son un mero reflejo de nuestra sociedad, de nuestras costumbres, de nuestras manías, e incluso de nuestros hábitos, y me gustaría aterrizar estas ideas argumentando el aporte que el llamado Nuevo Cine Mexicano nos ha heredado.

La siguiente película es una producción del año 1972, el productor, Jorge Fons Pérez. Caridad, un episodio de Fe, esperanza y caridad, el mejor logrado según, cineastas como Emilio García Riera o especialistas en la materia como Eduardo de la Vega Alfaro.
Me parece una película bien lograda en todos los aspectos, una inequívoca muestra de la verdad. El autor, guionista y director Jorge Fons, realmente expuso lo que quería decir.

Esta historia comienza cuando una anciana, intentando ser caritativa, arroja monedas a unos niños de un barrio muy pobre, estos pelean y uno hiere a otro, luego va con su madre, quien busca a la madre del niño agresor e inicia una pelea, terminada esta, el niño herido corre con su padre a la cantina para avisarle lo que sucede, esto provoca que el padre busque al esposo de la agresora de su esposa, lo encuentra y lo provoca para pelear, sin embargo éste se niega pero por accidente le clava un cuchillo, que es su herramienta de trabajo, pues es zapatero. El hombre, habiendo asesinado al otro, intenta huir pero lo atrapan y lo encarcelan.

La madre que se quedó sin esposo, no hace más que culpar a su hijo de la situación, e aquí un buen ejemplo de los hábitos de la humanidad. Esta mujer, a partir de esto, no hace más que enfrentarse a una serie de situaciones complicadas que tienen todo el sentido burocrático, pues la hacen ir de un lugar a otro para poder recuperar el cuerpo de su marido, otro aspecto vigente en nuestra sociedad.

El realizador de este episodio juega con las miradas desde las primeras tomas, la película, creo yo, que está envuelta por un ambiente de nacionalismo, fotografías y cuadros de gobernantes mexicanos. La mirada hacía el pasado Cine Mexicano, la época de oro, nos la muestra la actriz de antaño y ya fallecida, Sara García, de una manera inigualable.

Para terminar, me referiré a un comentario muy interesante que escribe Emilio García Riera sobre esta película:

Lo que interesa a Fons es cómo en un medio popular muy bien captado, el sentimiento de frustración desencadena la violencia irracional y produce un muerto (Julio Aldama), un preso (Pacho Córdova, excelente) y una viuda (Katy Jurado, extraordinaria). (p.116)

Bibliografía

MacIver, R.M., y Page, Charles H., Sociología, Editorial Tecnos, Madrid, España, 1972, pp. 5 y 6, 15-17.

Casetti, Francesco, “La sociología del cine”, en Teorías del cine (1945-1990), Ed. Cátedra, Madrid, España, 2000, pp. 127-152.

Heinich, Natalie, Lo que el arte aporta a la sociología, CONACULTA, México D.F., 2001.

García Riera, Emilio, Historia documental del cine mexicano, Vol. 15, Universidad de Guadalajara-Gobierno del Estado de Jalisco, CONACULTA-IMCINE, Guadalajara, Jalisco, 1994-1995, pp. 112-16.

Vega Alfaro, Eduardo de la, Conversaciones con Jorge Fons, UdeG-Patronato de la Muestra de Cine Mexicano-Gobierno del Estado de Jalisco, 2005.