domingo, 21 de octubre de 2007

Ejercicio 4 Max Weber

El sociólogo debe preguntarse hacia dónde van orientados los fines últimos y la intención del sujeto o el hecho que se vaya a investigar, según Max Weber, economista, sociólogo y abogado alemán que nació el 21 de abril de 1864.
Endopáticamente, es decir desde dentro está el sentido de la acción y el científico social hasta calcular sus efectos. Es, en otras palabras, la sociología comprensiva.
Pero hay que tomar en cuenta todos los factores irracionales o psicológicos que puedan influir, recomienda.
Toda interpretación persigue una evidencia y ésta es la conexión real con la acción. Incluso la confesión o revelación del actor sea conciente, ésta debe ser tomada con valor relativo.
Estas conexiones causales se descubren cuando la regularidad es notoria y todos los casos estudiados son similares (aquí se acerca un poco a Durkheim cuando el segundo planteó los métodos sociológicos).
Propone hacer una ciencia de realidades y no solamente el estudio de las normas. Pretende que se resalten las cosas que son verdaderamente trascendentes para revelar el sentido de los hechos y la importancia que tienen para nosotros.
Comprender y explicar son dos conceptos muy cercanos a Weber. La explicación de la causa es la garantía que tienen las investigaciones para ser científicas. En segundo término, pretende no ser tan reduccionista como lo proponían Comte y Durkheim, ellos pensaban que la sociología asumiera una copia del modelo de las ciencias naturales en muchos sentidos.
La ciencia de la interpretación planteada por Weber tiene sus ventajas, me parece que la más clara sería la vigencia de esta metodología por ser flexible. A comparación de los positivistas, las ideas de Weber se pueden adaptar sin perder su carácter de científicas.
Comprender y explicar es un buen reto porque necesariamente acerca al investigador con la realidad, con los hechos y por lo tanto el objeto de estudio. Quizá de la simple observación no resulten pruebas suficientes para llegar a un buen resultado.
Interpretar, ponerse en los zapatos de otro, descifrar en el amplio sentido de la palabra es, creo yo, un arte que se debe desarrollar en sociología.
El ensayo “La ética protestante y el espíritu del capitalismo” apareció en 1905, teniendo como base la idea de que los ideales religiosos de los protestantes fueron el motor del capitalismo.
Entre sus demás obras destacan: sociología del poder, la revolución rusa, el político y el científico, estudios sobre la sociología de la religión y sociología de la comunidad.


PD: Ya me estoy poniendo a mano.