domingo, 9 de diciembre de 2007

Ejercicio 6

Pierre Bourdieu

Los seres humanos soportamos cierta dosis de verdad. Una ciencia que produce verdades puede (y debe dice Bourdieu) importunar. La sociología es de naturaleza crítica. Cuando se escarba para desenterrar lo que fue oculto deliberadamente, se incomoda, “cada descubrimiento de la ciencia pone en marcha todo un trabajo de crítica retrógrada, cuyo objetivo es volver a cubrir lo que se había descubierto”.
Es claro que quienes dominan y ejercen el poder público y económico son por naturaleza quienes padecen y hasta desprecian las revelaciones sociológicas.
Habla de la relación entre la economía y la sociología pero también plantea una correlación con la psicología: Bourdieu señala que existe un debate entre si hay una división irreconciliable entre ambas ciencias y asegura que la individualización biológica es lo que las divorcia.
Lo colectivo está en cada individuo y éste no se opone a la sociedad, todo lo contrario, es parte fundamental.
De igual manera aborda la relación entre los sociólogos y su rol o el lugar que ocupan en el campo social y que propiamente eso define su tendencia a revelar verdades, producirlas e interesarse en hacerlas del conocimiento general o todo lo contrario, esconderlas o en otro caso, manipularlas.
Aquí enfatiza que cuanto más apegado esté el sociólogo al espíritu y los métodos científicos, mayores armas tendrá vara desenterrar cosas incómodas para la gente del poder.
La sociología no existe para satisfacer gustos o “para servir a alguien”, sostiene el especialista en la entrevista con Thuillier, porque tal cosa sería como ponerla al servicio del poder con todo lo que ello representa.
Por otra parte en e texto “Espacio social y su génesis de clases”, el autor señala conceptos de Aristóteles, Carlos Marx, Husserl, Goofman y Max Weber.
La sociedad tiene diferencias que se dan de forma espontánea y tienen una función simbólica. A esto le llama Bourdieu “espacio de los estilos de vida”.