viernes, 30 de noviembre de 2007

Ejercicio 8



Observaciones acerca de la tradición
Del día de muertos
(Comparaciones entre la celebración en el panteón de Ajijic y el de Juanacatlán)

Decidimos escoger esta fecha y estos panteones para observar lo pintoresco de esta tradición. Nuestra primera intención fue entender el significado de la música y la comida que la gente llevaba al panteón para esta celebración. Por otro lado tomamos en cuenta el panteón de Juanacatlán por ser mas formal su tradición y menos pintoresca con respecto a lo acostumbrado en el panteón de Ajijic.
Para comenzar nuestra observación arribamos al panteón de Ajijic a las dos de la tarde, al llegar encontramos los tradicionales puestos de flores, y golosinas, esperábamos encontrar una mayor afluencia, pero encontramos que a esa hora era poca la gente que ahí se encontraba. Pasando la puerta encontramos a esa poca gente limpiando las tumbas, y adornándolas con flores de las cuales predominaban los crisantemos, zinpasuchitl y los cordones de obispo, además de imágenes, coronas, y comida. La gente se encontraba muy atareada realizando las labores antes mencionadas. Se percibía un ambiente pasible y ameno. Antes de empezar estrictamente las observaciones dimos un paseo por el panteón para conocer el lugar. Para así saber que tan amplio era el panteón. En el mismo recorrido pudimos observar que las personas ya estaban preparando la comida, al mismo tiempo nos percatamos qué la imagen que predominaba en las coronas era la de la Virgen de Guadalupe, seguida de esta estaba la imagen del sagrado corazón de Jesús y la de Juan Pablo II. Como verán uno no puede dejar de observar las cosas, así que desde ese recorrido comenzamos nuestras observaciones.
Encontramos que era un panteón poblado de arboles y al centro encontramos un majestuoso árbol de higo. En las tumbas pudimos notar que una de las plantas predominantes eran los rosales, pues en muchas de las tumbas los encontramos, al mismo tiempo pudimos ver la abundancia de los pinos en las tumbas.
Por la parte trasera del panteón encontramos la capilla y el entarimado donde se iba a realizar un festival cultural. Tuvimos la oportunidad de conversar con el encargado del evento, y nos comento que el festival empezaría a las siete de la noche, en donde se iban a presentar varios bailables tradicionales, especialmente de Nayarit, Veracruz, Oaxaca, y Chiapas, también algunas recitaciones. Antes de de la hora de misa tuvimos la oportunidad de entrevistar a seis familias, de las cuales una era de descendencia norteamericana y otra de ellas era netamente norteamericana. La primera familia que abordamos no nos quiso conceder una entrevista, entonces procedimos a buscar a otra familia que aceptara ser entrevistada. En resumen de las seis entrevistas llevadas acabo encontramos que en su mayoría la gente coincide en la forma de celebrar este día, así como el mismo significado del día de muertos. Al preguntar cuando inicio la tradición de llevar comida al panteón notamos que la gente en realidad no sabe cundo se inicio, pero una de las familias asegura que ellos iniciaron esa tradición en ese panteón traído esto de la costumbre de Oaxaca.
La comida que cada familia llevaba era la que le gustaba más a sus difuntos, al igual que la música y el vino. A las cuatro de la tarde comenzó a llegar mas gente y a las cinco se celebro la misa.
A diferencia del panteón de Juanacatlán encontramos que en el panteón de Ajijic es una celebración alegre y pese a la fecha llena de vida. Pues tanto el vino, la música, y la comida conducían a un estado de jovialidad entre las personas que allí se encontraban. El panteón de Juanacatlán era mas antiguo por lo tanto sus festividades no incluían bebidas, música, y comida. Y es un panteón sin vegetación y se podía observar a la gente llorando de manera contraria a la gente del panteón de Ajijic.
Sandra González Villa
Hilda Hernandez Razo
Eunice Lizeth Perez Villa
Hugo Alejandro Suarez Rodriguez