miércoles, 29 de agosto de 2007

Ramírez Valdéz "El velorio de doña Chabela"

Luisa Ramírez Valdéz/Enfoques sociológicos de la investigación/lectura1/27deagosto2007
a)
El nombre de la suegra de Marga era Chabela.
El hijo de doña Chabela era Apolinar.
El compadre del carpintero es Chon.
El lugar del relato es en el barrio de Santa María.
La ambulancia se dirigió al Hospital Juárez.Empeñaron unas herramientas, un reloj y el motor de una máquina.
Con el dinero del empeño compraron ponche, pulque, tequila y comestibles.
Sacaron a un hombre que estrelló su guitarra contra la difunta doña Chabela.
El conflicto más que resolverse se agravó, esto sucedió por un sentimiento extraño que invadió a Apolinar quien prendió fuego a su madre, todos corrían y gritaban despavoridos, hubo heridos por supuesto y encarcelados también, y prácticamente con esto concluye el cuento.
Enseñanza? Este cuento me reafirmó que la literatura puede ser una buena y genial manera de conocer sobre las costumbres o tradiciones de nuestro México, me reafirmó también que es divertido leer. La enseñanza… las personas somos demasiado sentimentales e impulsivas. El perder a alguien, es decir la parte del duelo, puede ser muy desastroso según parece.
Pere Calders fue escritor español en lengua catalana. Al exiliarse, en 1939, se instaló en México, donde colaboró en diversas publicaciones y trabajó como dibujante para empresas editoriales. En 1954 retornó a su actividad literaria.En 1986 le fue concedido el premio de Honor de las Letras Catalanas. Muere en 1954.
Este cuento se publicó en La gaceta del Fondo de Cultura Económica, en la número 407 del 2004, estaba escrita en catalán y la traducción fue realizada por José María Muriá.
El cuento me parece en gran medida verosímil, no dudo que en algún lugar de este gran país haya sucedido algo tan dramático y similar a lo que se plantea en el relato. Sobre la utilidad que puede tener para aprender en las ciencias sociales, es notable que si la hay. Sería interesante hacer una investigación de campo sobre los velorios, mostrar cómo se vive esa parte del duelo en distintos sectores, en distintos pueblos de nuestra sociedad, así como poner especial atención a las conductas dramáticas, impulsivas e irracionales a las que nos puede llevar este tipo de situaciones.
Me parece que es compatible con varias ciencias sociales, no creo que haya alguna con la que no comparta aunque sea un poquito de temática. Analizar estos textos sí puede hacerlo un sociólogo, esto, por supuesto, desde el punto de vista sociológico. El cuento me agradó bastante, me pareció divertido, tan real como el ser humano puede ser irracional. Sí leería más textos del autor.