domingo, 17 de febrero de 2008

EL VELORIO DE DOÑA CHABELA

El autor catalan Pere Calders publicó el velorio de doña chabela, un cuento inspirado en la

cotidianidad de la cultura mexicana, traducido por José María Muriá al español.

El comienzo de la historia de este cuento se produce cuando doña Chabela una persona de edad

avanzada cae accidentalmente del camión, la misma caída le propicio la muerte

instantaneamente; su cuerpo fue llevado al Hospital Juárez, para realiazarle los servicios

funerarios correspondientes.

Su hijo Apolinar y su nuera Marga acudieron a ver el cadáver, en ambos se manifestaban

sentimientos opuestos, debido a que Apolinar se encontraba destrozado por la perdida de su

madre; por el contrario Marga experimentaba una sensación de alivio. Apolinar con todo y su

dolor se dedico a realizar los preparativos para el velorio de su madre, el cual no les resulto nada

sencillo, ya que no les querían entregar el cuerpo.

Para poder llevar a cabo dicho velorio tuvieron que empeñar diversas pertenencias, con ello

compraron pulque, tequila, ponche y comestibles.

Al velorio acudio todo el vecindario, hasta personas totalmente desconocidas. Marga se sentia

compensada por al atención que recibía en ese momento, ya que en todo el tiempo que vivió al

lado de Doña Chabela se habia sentido desplazada.

Después de varios días de estar velando el cuerpo acudio el personal funerario para recogerlo, sin

embargo la dignidad familiar no lo permitio, y de esta manera la gente que se encontraba en el

lugar, decidió incendiarla dando fin a la existencia de Doña Chabela.

El texto de Pere Calders nos parece imporatante ya que retrata la manera de comportarse de

algunos individuos ante la muerte.

Este cuento a pesar de no ser sociológico toca de una manera muy clara la costumbre o cultura

de nuestro país, y tambien relata como se da la union de personas que no tienen ninguna

familiaridad.